Ganaderia Maria Antonia de la Serna


Vaya al Contenido

Los toros

Ganaderia

Si en algún paraje de la China profunda hubiera una punta de ganado bravo particularmente interesante, la descubriría Jose Carpita, Marco Polo de lo taurino. No ha ido tan lejos, pues a veces lo sorprendente está a la vuelta de la esquina; le ha bastado acercarse hasta Buitrago de Lozoya para sacar la colección de fotos que mostramos. Hablaba y no paraba de glosar la impresión recibida; creí que exageraba, pero juzgue el lector.

Estas joyas pastan en la finca "El Bosque", a media Sierra y aún tienen el pelo de invierno, lo que realza más la calidad y variedad cromática. No son Prieto de la Cal, aunque lo parezcan al primer vistazo. Tienen de Santa Coloma la pupila negro calavera y el contradictorio aire distraído y vigilante; pero la mezcla de pelos, distribución tonal y mixtura de colores abren interrogantes y dan para escribir un libro al aficionado práctico en el vocabulario taurino.

Las vacas configuran un mundo aparte; esas encornaduras hay que buscarlas en Lascaux y Rufignac o en los santuarios prehistóricos africanos o levantinos o donde quiera el lector, pero muy atrás en el tiempo; me parece que aquí tienen materia los que tratan de reconstruir al uro y también los aficionados a la geometría : botella de vino para quien primero nos envíe la ecuación de la cuerna de la pequeña vaca peluda.

Los chotos, añojos y erales mohínos, enseñan su cara de sabio, tal vez sea el negro antimonio del hocico quien confiere ese aire a los buenos bocineros.... pero miran con frío de bestia asesina. Bambis de calcetines peludos en siena tostado, canela, castaño, pardo tierra.... cuerpecitos de amable muñeco, están al acecho del despistado para darle un viaje si se pone a tiro.

La torada es otro espectáculo : ensabanados refulgentes como las gorgueras del Greco, luciendo flequillo que daría envidia a Calígula o a Nerón; compactos albahíos marcados a varetazos, imposibles salpicados, franciscanos, badanudos mulatos... interminables detalles para degustar con calma.

¿De dónde proceden?. ¿Qué criterios de selección, tienta y seguimiento se utilizan?. ¿Qué resultado están dando?. ¿Qué objetivos se buscan a medio plazo?. ¿Cómo andan de fiereza, resistencia, constancia y demás virtudes?.

Para responder a estas y otras preguntas hay que volver allí, de modo que nos emplazamos y emplazamos a los ganaderos del Bosque para hablar sobre sus toros. Esas breñas del Guadarrama puede que guarden valiosos secretos o por mejor decir, urnas donde vocear : "levántate..y embiste" y de repente, salga el toro. Si así fuera, conviene estar al tanto.



Texto : J. Ramón Muelas
Foto : Jose Carpita


Finca el Bosque 2011 | jllorensdelaserna@hotmail.com

Regreso al contenido | Regreso al menu principal